La Velá

Fiesta en honor a la Patrona de la Ciudad, la Virgen de las Cruces, Alcaldesa de Honor Perpetua de la Ciudad (2003). En el año 1604, el Obispo de Plasencia, D. Pedro González Acevedo, aprueba la devoción a la Virgen de las Cruces y nombra al primer Mayordomo de la misma. Desde entonces, el camino entre Don Benito y la Ermita ha contemplado cada 12 de octubre el caminar de miles de dombenitenses y turistas.

Todo comienza 10 días antes a su celebración, cuando la Virgen es sacada de la Ermita para ser traída a hombros de sus feligreses hasta Don Benito (ininterrumpidamente desde el año 1987), la cual tras un impresionante acto es recibida en la entrada de la Ciudad por multitud de ciudadanos y el Alcalde, quién le cede el bastón de mando de Don Benito. Una vez aquí, comienza una semana de actos religiosos en su honor entre los que se encuentra la “Novena de la Virgen” en la Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol.

El día 12 de octubre, día de la celebración de la fiesta, la Virgen es trasladada de nuevo a hombros hasta su Ermita, situada a 7 kilómetros de la Ciudad, en la falda de la Sierra de Ortigas. Durante todo el día, los vecinos de Don Benito celebran la festividad de su Patrona en romería por los alrededores de su Ermita.

El origen de esta fiesta se remonta a tiempos inmemoriales, cuando los dombenitenses se acercaban a la Ermita la noche del día 11 de octubre para velar a su Virgen, celebrando al día siguiente la tradicional romería.

Mediante Orden del 23 de octubre de 2017, la Junta de Extremadura declara a “La Velá, Tradición y Gastronomía” como Fiesta de Interés Turístico de Extremadura.